6.11.17

Los Dibujos no son para los Adultos

Es un hecho. Los Simpsons han dejado de emitirse a la hora de comer en "Cangrena3" como diría un colega mio. Y de alguna manera y a pesar de haber aguantado casi tres décadas entre las modas de los chavales, es un hecho que aunque se continúe emitiendo, solo unos cuantos seguiremos sus aventuras por sus maravillosas cabeceras o sus referencias al cine.

Pero fueron a finales de los 80 los primeros en plantear una animación con un trasfondo adulto, debido a su estructura de sit-com familiar. Una de las ideas de los Simpsons era hacerlos con personajes reales, pero su gran éxito fue precisamente renovar el género a través de historias con mensajes a dos velocidades, unos chistes para los jóvenes y otro para los adultos, aunque a veces entre en la moralina, aun así yo los quiero igual.

Desde entonces la veda se abrió y los 90 y la MTV trajeron a Beavies and Butthead, South Park, Vaca y Pollo, Futurama y Padre de Familia, y unas cuantas más (hablo siempre de lo que creo que caló en España), reajustados por la industria que veía series de animación adultas como un nicho de mercado rápido. Pero aquí se generó confusión, la gran masa, en general, cuando ve colores en movimiento en la pantalla, asimila que eso es para chiquillos o adolescentes inmaduros. El cine tardó un poco más y se fue ajustando poco a poco, como Shrek o Inside Out, por poner algunos ejemplos, pero sigue persistiendo la idea de ir al cine a ver una de animación como algo para la familia.

¿Qué ha pasado? Pues que en global la industria de la animación (siempre con el prisma de espectador) se ha sofisticado, como lo ha hecho el cómic, y las series en general, porque el formato televisivo ha cambiado y porque los estímulos visuales han aumentado gracias a la tecnología, y el espectador que busca quiere cosas más elaboradas, las generaciones crecen y consumen una gran cantidad de imágenes en internet que nosotros los veteranos no teníamos, teníamos otras cosas eso sí.

Las plataformas de pago e Internet presentan a más gente que antes productos para un perfil muy concreto, y lo que tiene éxito se expande sin que la televisión pueda hacer nada, porque está actualmente en coma. Y punto, no hay nada como disfrutar de contenidos que tú mismo buscas. Y entre las series de animación que están dando gloria (a parte del anime japonés, con Deathnote y otras joyazas que están en otro universo, no tan occidental) a mi me encantan Rick & Morty que muchos empiezan a conocer fuera del circulo de fans de la ciencia ficción y Bojack Horseman que es una recomendación de un amigo y que es totalmente adulta. Rick & Morty es la velocidad en el gag y el absurdo de las situaciones intergalácticas imposibles; Bojack Horseman es la inmersión en el mundo de las emociones desde la apatía que produce la sociedad de consumo. Dos maravillas (entre otras muchas) que empiezan a establecer un diálogo para adultos que no ven en los dibujos un entretenimiento superfluo. Mientras algunas películas se infantilizan para que vaya más público a verlas, otras de aspecto más inocente contienen conceptos de pedagogía, de psicología, de arte, de filosofía e incluso de economía.

19.10.17

La Caza del Octubre Rojo

Siempre metafórico este título de la película de McTiernan, me sirve para describir la realidad en la que vivimos. De histeria a hispania podría haberse titulado también, pues todo ha sido barnizado por la repulsiva actualidad al servicio del sensacionalismo.

Se forjó una fecha, y en vez de dialogar, los políticos, más preocupados en los votos que en las personas, se cobijaron en los símbolos. Una pelea de nacionalismos y de fuerzas del estado que dejó una barbaridad de heridos que no se lo merecían, en un referéndum a medio hacer que se sumergió en una extraña niebla de opiniones y barcos llenos de antidisturbios decorados por personajes de los Looney Toons.

Pero sobre todo ha sido la primera noticia internacional importante del país en el siglo XXI que hemos leído desde las redes sociales, desde el extranjero y desde muchos sitios alternativos, porque las empresas propietarias de los canales de televisión nacionales (la pública en cabeza) han ejercido un bombardeo desactivador ante esta noticia de una forma vergonzante, o bien programando cualquier otra cosa, dedicándole un especial al más estilo chiringuito de jugones o bien creando un universo alternativo donde ellos dicen que vivimos.

Así que nos hemos vertido en un espeso caldo verde de odio y rabia que ha sacado a todos lo peor de nosotros, convirtiéndonos en intolerantes desinformados que caminan por calles llenas de lava que no podemos pisar. Banderitas, Piolines, antidisturbios, montajes fotográficos, señoras con la cabeza abierta, competición de manifestaciones, Felipe VI, Piqué, Ferreras, el NODO Full HD de TVE, el boicot a los productos catalanes, leyes nunca usadas, periodistas carroñeros, éxodo de empresas del IBEX 35 fuera de Cataluña, burgueses usando al pueblo para sus fines económicos, radicales exaltados que creen que el fin de todos los problemas está en un cambio externo, el triste retorno de los fascistas... Y esto no ha acabado.

Se ha creado una caótica película de Berlanga donde el pueblo se ha dedica a poner el sentido del humor con chistes y memes para relajar el ambiente y seguir viviendo. Así somos y así seguiremos siendo, hasta que no seamos una sociedad más reflexiva, más crítica, más culta y más tolerante, porque si algo nos ha dejado claro el tema catalán es que somos un pueblo manipulable, débil mentalmente y prejuicioso con una absoluta falta de perspectiva y memoria, por la insostenible  situación social y precaria en la que vivimos muchos, y a eso habrá que añadirle la fractura social generacional.

Somos muy buenos haciendo memes, y tomándonos las cosas a guasa, pero cuando el chiste lo hacen con algo en lo que creemos, ya no nos gusta tanto. Bienvenidos a la era de los ofendiditos.
     

27.9.17

Septiembre, el mes de la culpa

Una cosa que ocurre con los encabezados con fecha es que cuando pasa el tiempo pierden parte de su encanto. Hablar de Septiembre, dentro de 2 años puede que no tenga tanto valor, porque cada año tiene un volver de vacaciones y se repite. Deberíamos tener 24 meses diferentes para que la sensación de repetición no fuese tan angustiante.

Así que este noveno mes del 17 es como un guisado de hojas secas que empiezan a caer, los últimos vestigios de calor bochornoso y de sudor lánguido de verano y de luces nocturnas que anuncian que el sol se tiene que ir ya, porque le espera en casa un montón de ropa que planchar y esa sensación melancólica de volver al colegio de la infancia.

Septiembre es el mes donde se comprueba la sincronía de la sociedad donde vivimos, la soledad de la vuelta al transporte público por la noche cobijados por las fotos del verano repletas de luz y de relojes apagados.
Pero para los que tienen vacaciones en septiembre, o los que no tienen la vida normalizada de oficina y calendarios tachados, este es un mes muy curioso, que va a dos velocidades. Una, la del jubilado que en septiembre es cuando se va al monte a descansar de la familia y otra la de los que tienen que volver a empezar de cero.

Nada nos impide hacer lo que quieran este mes, y sin embargo una extraña maraña transparente parece entramar y agarrar contra la silla, como arrastrado por la masa que melancólicamente siente que está haciendo algo mal. Ese sentimiento cristiano de culpa contra la excitación de pelarse una clase y disfrutar de lo prohibido. Lucha de titanes para un montón de días rellenos de horas donde colocar miles de ideas y de proyectos. Al otoño hay que decirle que no puede hacernos estar en muchos sitios a la vez, a lo que le llaman Mindfullness ahora, diversificación de colores de hojas caducas y perennes.

El final del verano, me sabe a Predicador de cómic, a Leonardo Di Caprio en la Nueva York del siglo XIX, en la policia de Boston, en el SoHo de Manhattan, a Isla de convictos, a Isla de Perdidos con hojas siempre verdes y misterios que no acaban, a monólogos rutinarios, a Dragones, porque este año está siendo el año de los Dragones, y a profundidades ambiguas que parecen menores de lo que son.  

29.6.17

Afeitarse

Afeitarse, ese proceso de purificación, el acto de eliminar ciertos pelos que nos molestan, si no pasa mucho tiempo, hasta que hay un evento social, reunión o cita, donde se exige ir arreglado. Pero afeitarse es también una medida cronológica, el paso de una fase, de una racha o de una era.

Y ojo, hablo de afeitarse cualquier parte del cuerpo, no solo la barba, porque al fin y al cabo, el acto de coger la maquinilla de afeitar es un rompe y rasga con el pasado, como cortar las malas hierbas y quitar aquello que estorba.

Es un signo del paso del tiempo y representa el resultado del día a día, algo que no tienes en cuenta pero que sabes que hagas lo que hagas va a volver a surgir, casi hasta lo esperas, por la propia de la naturaleza de las cosas y que no puedes controlar, hasta que llega un día que cuando llega el momento de cambiar lo que hay, se coge la cuchilla y se corta de raíz.

Pero no te enfadas, está asumido, aun disfrutando del acto de cortar el vello como algo ritual, aceptas que vuelve como símbolo de vitalidad (no hay peor decadencia que la de los pelos del tobillo desapareciendo con la edad por el roce del calcetín ejecutivo en comparación con el pelo de los gemelos, recordándote que tienes piernas de padre) y el ciclo vuelve a empezar.

Como la cabeza de Walter White o John Locke, un gesto de resetear el sistema operativo. Un solsticio de verano en tu cuerpo que nada tiene que ver con la estética, porque a ver... ¿desde cuando un cuerpo feo sin afeitar, mejora afeitado? ¿Tan superficial es nuestra mirada? No, todo es cuestión de volver a empezar, es de lo que se trata esta vida, como comenzar un libro, como plantar una semilla, como enfrentarse a una hoja en blanco, como empezar un partido, como volver a poner la piedra para tropezar en el camino con ella otra vez y hacer como que te caes para poder afeitarte. Otra vez.

9.5.16

Regresión

Regresión, que contiene la palabra regreso como acción de volver a un punto y descubrir algo. Últimamente tengo esta sensación al dibujar cómic en viñetas. Hace mucho, mucho tiempo, en una cabeza sin calvas ni canas, pero en la misma habitación, dibujaba cómics de partidos de fútbol, carreras de bicis y me inventaba cosas absurdas dejando que el tiempo volase sin importarme lo más mínimo.

Han pasado 25 años y he vuelto a eso mismo, y a pesar de creer que "nadie existe por un propósito", sí que pienso que antes de saberlo, ya había descubierto esa actividad que me entusiasma y que me hacía feliz.
Ahora después de muchas experiencias, de saber lo que es el trabajo, las asperezas de la vida y los atajos, después de una carrera y diez años de desarrollo personal, que es sólo el principio, me miro y sigo queriendo estar ahí, sentado, dibujando una historia que alguien leerá y reconocerá como mía, poniendo en mi boca, el pensamiento de mi ego.
Ahora empiezo a conocer las técnicas y las estrategias de esta técnica, he encontrado un sistema que me puede permitir vivir con crecer, y a pesar de todo, sigo siendo visto, y no me importa, como un niño.
De ahí que sienta una regresión, quizá tenga un componente nostálgico, o tenga el síndrome de Peter Pan, que siempre parece que esta en el aire, como si alguien estuviese diciéndote: ¡madura de una vez! a lo que apetece decirle: ¡no! ¡que me caigo del árbol!

Sea como sea, que conste este texto como reflexión a aquellos que se sienten niños, y que estamos mal vistos por la sociedad, como si todo lo que tuviera que ver con lo infantil, fuera peyorativo y carente de importancia, ahora que todos quieren ser jóvenes, y saltarse la infancia o la senectud, anhelando que una parte de nuestra vida se alargue o venga lo antes posible y tarde lo máximo en irse. Pues, lo siento pero eso es peor que ser infantil. ¡Hala, ya lo he dicho, cara de bicho!

17.4.16

Como debe ser

Seguramente hayas oído esta expresión alguna vez: "eso es como debe ser". Yo odio esa expresión, que me retrotrae a una época donde las cosas se debían hacer de una manera y no había "peros" que valgan. Sólo una forma de vivir, y en España, la forma de vida correcta era ser funcionario si eras pobre o trabajar en una multinacional y rezar para que en otro país no quieran cobrar menos que aquí.

 Y así es como debe ser, no te arriesgues si no tienes donde caerte muerto, no emprendas nada si no sabes lo que estas haciendo, no te salgas del sueño adulto de trabajar en una oficina, comprar un coche y una casa y competir con los vecinos, y casarte; no te olvides casarte con lo que sea, que los solteros son perdedores e incomprendidos, no alquiles nada que es perder dinero, y tantas y tantas cosas que no son como debe ser.

 Normalmente los que te quieren te suelen preguntar o aconsejar, precisamente porque te quieren, sobre lo que debe ser tu vida. Hay quien lo hace condescendientemente, y hay otros te asesoran preocupados pensando que tu vida se va a la deriva porque no puedes conseguir un contrato estable, eso está bien, al menos démosle algo de lo que hablar. Te preguntan esas cosas porque no nos preguntamos si somos felices, o si estas haciendo lo que te gusta, hablamos en términos de rentabilidad que es en lo que nos medimos por desgracia.

Cuando uno decide hacer su vida interesante, diferente, no presumir de sus logros ante los demás, dejarse llevar por la intuición y no por las envidias, saber las prioridades de su vida y prescindir de otras, ayudar a los que quieres, pues tendrás días mejores y días peores como todo el mundo, claro, esto es el mundo real Neo, no hay buenos ni malos, pero tendrás el control de tu vida, sea cual sea tu forma de vivir, porque como dijo un humorista, que seguramente haya oído la frase en otro sitio y ese otro de otro y así, "formas de vivir hay como personas hay que deciden como vivir su vida" que me gusta mucho más como frase que la de  "que nadie te diga como vivir tu vida" que eso es inevitable y lógico, pues todos por desgracia sabemos como solucionar la vida de los demás pero evitamos revisar que tipo de vida estamos viviendo. Como debe ser.

30.3.16

The Wire y los fallos en Matrix

Y así a trompicones me he terminado The Wire, una de las series fundadoras de la época dorada moderna del formato de temporadas. Los listos de estas cosas dicen que junto con Los Soprano es uno de los imprescindibles que uno debe ver si le gusta el cine policíaco y de gangsters. Es cierto que terminó en 2008 y aspecto es el de una producción de los 90, e incluso algunos momentos estéticos y de videoclip que no acaban de encajar. Pero es un gran trabajo de un ex-policía y un escritor que sitúan en Baltimore (Maryland) una historia de cine negro de dos cabezas (una del lado policial, otra del lado de la calle) sublime, con un montón de actores impecables, y que durante sus 5 temporadas se pasea por un "gueto", el sindicato del puerto, una campaña electoral, un periódico y un colegio marginal, todo de lo que se habla esta muy bien documentado y sorprende como muchas otras series posteriores (y películas) han cogido ideas e incluso escenas de esta historia de David Simon, esta tan bien documentada, que cuando entras en el "planeta noticias" después de verla, te parece que hay muchas cosas que son como un fallo en Matrix, ya sabéis, esa situación que en la película se ve un gato que pasa por una puerta y vuelve a pasar instantes después, "algo que no debería estar ahí"...

Pues como digo, uno lee la prensa y va viendo como se va aplicando la ficción a la actualidad y como se descubre la mentira, según quien la cuente (que casi siempre mienten todos) y en ese juego, empecé a pensar en cosas que aún teniendo explicación racional, nos trastoca la cabeza, porque si me pongo a pensar en política y corrupción me excito y me sube el azúcar, que ahora todo lleva mucho azúcar. Y aquí unos cuantos fallos en Matrix que reunimos unos amigos y yo, si sabéis más, contactadme, hagamos un libro y forrémonos:
- Siempre enchufamos en USB y el mini-USB mal a la primera, siempre.
- Cogemos un cartón de leche o una botella casi vacía pensando que está llena y la levantamos pasados de fuerza.
- Al descontarnos subiendo o bajando escaleras (porque se ha ido la luz) siempre hay un peldaño imaginario, de más o de menos, pero lo hay.
- Acabamos llevando la llave siempre en el bolsillo de la mano ocupada.
- Por supuesto, encontramos la llave en el último bolsillo en el que buscamos.
- La factura del mes que buscas, no está, se ha ido con los papeles de la renta del año pasado.
- La impresora se queda sin tinta el día que imprimes los billetes del avión.
- Pruebas de sal la comida y no está salada; pero luego sí, luego no hay quien se la coma.

14.3.16

De fuera vendrán y terribles tipografías verán.

Hace décadas que ciertas zonas de España son un embarcadero de turistas que vienen a por el clima plácido en invierno, y en verano. Yo me atrevería a decir que desde el tiempo de los godos y los vikingos... El turismo ha sido siempre (y será) el motor de la economía del país, primero porque una vez construidos aparta-hoteles, residencias, urbanizaciones y apartamentos de playa, ya has aceptado arrasar con parajes naturales para albergar a clientes pálidos y eso ya no va a cambiar, y después por la incapacidad de crear una industria que no signifique llenar de dinero los bolsillos de los altos cargos, que no se me entienda mal, el turismo esta bien, controlado y todo eso, siempre hay turismo temático de temporada que tiene sus aglomeraciones, pero han habido desbordes en lugares que rayan el absurdo, dejando de ser turístico porque los mismos visitantes querían evitar a sus paisanos más gañanes en zonas vacacionales... todos tenemos los nombres en la cabeza de los sitios con más desfase, balconing, peleas, etc... no sabría decir que desarrollo van a tener esos lugares en unos años, pero hay que indicar que ya estarán estigmatizados para siempre.

El caso es que existe una relación entre los sitios más pasado de rosca y masificados, con la cutrez del aspecto de los mismos. Sea por el pacto tácito de que a un público menos exigente le da igual la decoración y lo único que quiere son recuerdos de fallera y toros y ponerse de cervezas desde las 8:30, sea por la pre-fabricación de los establecimientos, se detecta enseguida que allá donde hay más turistas déspotas y cerriles; los carteles y los rótulos son un horrible muestrario de errores de diseño, de estética y de buen gusto. Y no os lo dice un purista (que a veces con que una franquicia adapte un poco su logotipo al entorno para mi es suficiente), pero la terrible variedad de solecitos, de gambas en tumbonas, impresiones descoloridas por el sol, imitaciones de pubs de grandes ciudades absurdas, rótulos con juegos de palabras en inglés y castellano, y de letras en carteles en horribles tipografías y colores, todo un "cómo no hay que maquetar" de verdad: es que están todas las más feas y trilladas, bien porque tienen mucho tiempo los carteles o bien porque la falta de criterio resultaba más económica. Verlo para creerlo. Ójala llegue el día en el que se alcance un equilibrio entre el turismo más moderado y zonas de veraneo con gusto.

1.3.16

¡Dámelo ahora, lo quiero ya!

Unos cuantos guionistas y humoristas, llevan ya un tiempo reflexionando de forma divertida sobre un concepto que quizá defina la época en la que vivimos, así que planteo una idea que no es propia, pero que cuando la andaban explicando me pareció de lo más acertada. La sociedad del "lo quiero ya".

La década de la inmediatez. La sociedad de consumo se ha derivado a la saciedad de consumo, muchas de las cosas que hacemos hoy en día han mejorado en rapidez con respecto al pasado y eso es una maravilla. El correo, los envíos urgentes, la consulta de información, la compra de entradas, la eliminación de muchos tipos de colas (yeeh, gorrinos...), las comunicaciones, el consumo de audiovisuales, la descarga de datos, el autoservicio, la venta online, las compras de última hora...

No estoy haciendo una oda a esas épocas en donde mandabas un correo postal preguntando a un amigo como le iba la vida y tardaba una semana en llegar y otra en que te respondiera y todo eran elucubraciones sobre la espera y la demora y todo eso, no es eso, que os veo venir y no añoro los tiempos del coche correo (que por cierto aún funciona y muy bien) y los mensajeros sobornados con una botella de alcohol. Estoy reparando en que se ha sobrevalorado esa idea de que "el tiempo es dinero" para motivar la productividad y se ha pasado a la insensatez del "lo quiero ya" siendo mejor visto que se haga cinco veces algo mal que una vez bien en el mismo tiempo por el "feedback". Y la tecnología avanza tanto que los que tenemos que ajustar somos nosotros con, por ejemplo, el uso de datos.

Me explico. Tu tenías un diskette con casi un mega de espacio y al principio bien pero de pronto necesitábamos o tres para instalar un programa, luego teníamos un Cd y al principio bien, pero al poco usábamos tres o cuatro para instalar el programa, luego el DVD, luego el disco duro externo y ahora con el Wifi tenemos una velocidad de vértigo pero continuamente se instalan actualizaciones para que nos quedemos sin memoria, lo cual, significaba siempre que, aun estando a la última, va a haber un condicionante para que te tengas que esperar, y en la práctica, desde luego se ha avanzado una barbaridad en 10 años, pero la obsesión de la inmediatez ha generado un desasosiego existencial absurdo tal que no sabemos que hacer cuando estamos esperando.

En la cola del supermercado, esperando el autobús, cuando te corrigen un examen (bueno, ahí, la verdad es mejor si la corrección es rápida, porque a mi se me olvidaba lo aprendido en seguida y cuando veía los fallos ni me acordaba de lo que había escrito), cuando te tiene que llegar un "mail" importante, cuando se cuelga el twitter... ejem. En fin, que propongo una visualización del futuro en el que veremos esta época de "stress" como algo absurdo, "no se podían aburrir" dirían, mientras ven como todo tipo de robots trabajan por nosotros, mientras se ponen las gafas virtuales feas esas en una reunión de amigos que desde casa comparten vídeos unos a otros... Ugh! ¡Qué futuro más triste...! Voy a pensar en otro mañana mientras se reinicia el módem, que tarda tres minutazos en reconocer la ID del ordenador, que lento, ¡LO QUIERO YA!

25.2.16

Una especie de doble vida.

Hoy es uno de esos días soleados con aire fresquito que tanto aparecen gracias al cambio climático, aunque siempre han existido, y me siento en un banco del parque limpiándome las migas del bocadillo, sintiéndome que soy el que más migajas genera al comer, pensando en lo que últimamente me sucede.
Resulta que sueño muy fuerte, es como si mi letargo sucediera en la vida real, como si la mente asumiera que la rutina está más cerca de la fase REM, y el subconsciente quisiera darle vida a mis emociones con vivencias que parecen reales, vamos, lo que es estar en una ensoñación pero al revés.
Me despierto por la mañana sin saber si lo que he estado soñando sigue en la realidad y eso es algo que me hace preguntarme por qué sueño esto, ¿es algo que estoy rememorando?, ¿es algo que quiero que suceda?, ¿acaso mi subconsciente me está avisando de algo?
Por supuesto que no estoy pidiendo soñar con desayunar un maravilloso hojaldre o unos bollitos de leche con jamón o soñar que estoy esperando el autobús, pero cuando sueño no tengo ni por asomo la sensación de estar soñando, lo vivo y ya está.
No se siquiera si el subconsciente tiene una función concreta, se supone que coge recuerdos y situaciones y ajenos a nosotros los mezcla en nuestra cabeza cuando estamos descansando, lo que siento actualmente es que estoy viviendo una doble vida, es lo que tiene quizás rechazar la rutina o estar preocupado por las cosas cotidianas y desear con fuerza viajar a lugares mágicos donde uno puede aprender cosas nuevas o tener la sensación de no poder abarcar toda la información que llega a nuestras manos (quizás mejor decir nuestras pantallas) y sentirse ralentizado.
Este texto sólo me genera más dudas, esa posición de no saber con seguridad que sabes o dudar sobre la postura que tomar ante ciertas posiciones, la cual dicen es más inteligente que saber de todo y opinar categóricamente sobre cualquier cosa, pero yo no me siento más listo, ni más sabio, ni nada. Yo me llamo Ralph.

19.2.16

Escriba usted, escribo yo, aprendamos todos.

Ocho meses sin pasar por aquí. ¡Ocho meses! Unas veces porque no tenía nada que decir, otras por no tener tiempo y otras por desánimo, he dejado de lado el sano hábito de escribir, mal, pero escribir.
Hay un factor mediático que también me influye, y mucho. Y es la aparición de las redes sociales como bar virtual donde todos opinan y aunque solo te conectes para entretenerte, informarte y promocionarte, acaba generando una úlcera mental insoportable.

Pero desgraciadamente hay que estar ahí, para que te vean y ampliar tus posibilidades de contactar con gente e intentar vender lo que haces. Dejé de reflexionar en el "caralibro" porque la gente no lo leía, claro, a quién le interesa lo que pueda decir un proto-dibujante profesional. Con poner viñetas sobre la actualidad me basta, así que me habilité un blog, a pesar de que pasaron de moda, y así al menos los textos parecen otra cosa, quizá algún día tengan algo interesante que contar. Y pretendo seguir, teniendo un lugar personal para escribir y disfrutar del proceso intelectual del tecleo impulsivo, ¡Que demonios!

Así que (y aunque no es la primera vez) buscar un ratito para escribir me tiene que dar algo especial que obtengo como cuando hago un podcast o dibujo con amigos en un bar. Esta entrada no tiene mas pretensión que la de contar a viva voz mis intenciones y reencontrarme con la Georgia con Serif tan pequeñita que cabe en la caja de texto del blog.

Actualmente doy clases de pintura y un taller de cómic con el que me siento muy contento por poder enseñar lo que me gusta a gente con ganas de aprender, pero a medida que adquiero más conocimientos, más lejos me encuentro de la seguridad gráfica que ando buscando, es cuestión de práctica y de saber en quien fijarse para crecer. Pero eso es siempre avanzar y dejar atrás envidias, miedos y vicios. El tiempo siempre acaba enseñándote cuanto has avanzado.

¿Cómo cambiará la sociedad con las redes sociales? ¿Dejará la prensa de rebajarse a niveles más bajos o todavía se puede ir a peor? ¿Serán los Drones una moda de ricos? ¿Desaparecerán los memes o sustituirán a los chistes gráficos de los profesionales? ¿Cómo aislarse de las comidillas diarias sobre la tolerancia, la libertad de expresión, los "ismos" y las superficialidades? No se la respuesta, les pregunto a ustedes.

26.6.15

Tiempos Modernos y Mentes Antiguas.

Le arranco una pluma a un ganso, mojo la varilla de la misma en tinta china, de este frasco que he rellenado y que lleva en esta casa más tiempo que yo.
¿Y porqué? Por que hoy he venido con la contesa esta que llevaban los antiguos, de la época de Cervantes, cuando llevaban puñetas en las muñecas y ribetes de esos, y por supuesto bigotazo, para hablar de estupidez y cultura.
Hecho: Cada día un idiota sale del baño con una polémica humeante con la que salpimentar los muros de la tontuna, sufragado por la audiencia y los "retuits", a ese idiota le llaman periodista.
Reflexión: Cuando un dedo apunta al cielo, el tonto mira el dedo. ¿Tengo, de verdad, que estar obligado a poner en mi muro, lo que pienso sobre los idiomas (hoy, porque mañana será los límites del humor, o yo que sé), por que una lerda haya dicho una bobada?
Estupideces se dicen todos los días, el problema es magnificarlas así, y por supuesto que cuando se hacen estas declaraciones hay una intencionalidad detrás, se sabe lo que se quiere buscar con ello, se sabe que van a generar polémica. La indiferencia, sería más positiva que la respuesta, aunque a corto plazo fomente que mucha gente se posicione o escriba cosas como aquí, el que aporrea el teclado, perdón el que hila finas líneas de tinta sobre pergamino exportado de Egipto y que sólo uso en expeditivas ocasiones...
Hemos pasado de luchar contra el analfabetismo a desear que haya gente que no tengo a su alcance una red social para opinar, y así, mesándome el bigote, sonrío a sabiendas que el lector comprenderá que es una broma, como casi todo en la vida, mientras apuro mi Brandy.
¿No se luchaba por un conocimiento universal, y ahora que la tecnología nos permite tanto, la usamos para, bueno, para esto? ¿No era malo que sólo los monjes en el Medievo, tuvieran acceso a los libros, mientras el pueblo, bueno mientras luchaban por no morir enfermos ese día? ¿Qué ha pasado?
Sólo encuentro respuestas inútiles, por lo que no me voy a responder, porque para qué, si solo sirven las preguntas bien formuladas; maestros del ingenio como somos, ¿Porque no sostener esa ironía con un fundamento, en vez de contestar como se contesta al aire en la barra de un bar, si al final esas palabras y esas publicaciones se van al techo del limbo del historial de un engendro digital, que no va a ninguna parte?
Calla, que si eres concejal si que sirven para algo. ¡Qué complicado! Son tiempos modernos, y sin embargo estamos en pañales ante la lógica. Lo único que se me ocurre es que lo positivo de todo esto, es que necesitamos reeducarnos constantemente como una aplicación se actualiza cada semana para comerse la memoria del teléfono, hasta cambiarnos por una carcasa más moderna. O un hombre más preparado, evolución conductiva, quien sabe.
Yo de momento, mejor sigo a lo mío, que a veces me siento que escribo siempre de lo mismo, y me angustia, por que encima de escribir mal, no avanzo, y de hacer gracia, mejor ni hablamos, no vaya a ser q ESTE ARTÍCULO HA SIDO BORRADO DEL HISTORIAL DEL BLOG POR CONTENIDO OFENSIVO, PARA MÁS INFORMACIÓN MEJOR COJA UN LIBRO.

15.6.15

Humor negro, humor blanco

Bueno, supongo que no pasará nada por escribir por aquí mi opinión sobre lo políticamente correcto (¡Alarma! ¡Warning! ¡Atchung!) y lo que ha pasado con el chico este que tenía en su cuenta de Twitter chistes macabros y que ahora ha entrado en política.
No pongo la persona ni el caso, porque desgraciadamente, me huelo que este artículo me puede servir para muchas ocasiones, ya que, esto sucede (y va a suceder) con frecuencia, con una frecuencia bastante manipulada por un lado y por otro de los medios de comunicación, por cierto.
Hace poco un amigo me dijo que no era necesario opinar de todo, y es que claro, es taaaan barato teclear, que quien no puede resistirse, también es barato pensar, y no todo el mundo puede hacerlo.
A mucha gente le parecerá mal hacer chistes así, y es normal, sobre todo cuando se desconoce el contexto ni se para a pensar de donde procede este vapuleo público. Mi lado más indómito me dice: ¡No escribas sobre esto! ¡Estás entrando en su juego! ¡Tú sabes de sobra qué es el humor negro y cuándo y dónde se pueden hacer ciertas bromas! ¡Estamos aborregados! ¡El humor negro es un bien nacional, que no nos quiten eso! Mi lado más formal replica: Es fácil escudarse en una cuenta para hacer daño, a diario lo ves sobre cualquier "noticia" que aparece, la red no es la vida real, y estamos controlados por Google y Hacendado, además si iba a ser una figura pública lo que debes hacer es borrar todo lo que puedas, pues, es sabido que sólo los poderosos pueden encubrir sin castigo sus errores pasados, bueno, sin castigo pero a cambio de favores.

Que queréis que os diga, lo único que me interesa de esta #tendencia (ahora vamos a hablar de esto y mañana de esto otro, no os de por pensar por vuestra cuenta) es el concepto de humor negro, humor macabro y todas las etiquetas que queráis. Vale y me interesa también las reacciones de conocidos sobre el tema, porque soy un cotilla. Pero no escribo esto para dar lecciones a nadie, quizá sea un articulo "busca likes" aunque también te desahogas sin necesidad de jugar al x-men children of atom.
No voy a explicar lo que es el humor negro, ni lo políticamente correcto, ni siquiera el valor de la privacidad.
Sólo pido que miréis más allá de todas estas cosas, estamos amargándonos la existencia por cosas pueriles, y lo digo también por mí, que a veces prefiero no saber, y eso que entro en el juego de las redes sociales a diario, es lo que hay. Pero nos marean con lo que quieren, cuando quieren y como quieren taaaaan facilmente...
Algo habrá que hacer. Yo me voy a dibujar. ¡adéu!

PD: ¿A vosotros también se os quedan los ojos loquers al salir del blog porque el fondo es negro?

11.6.15

Pixar y los pactos

No me he olvidado de escribir, pero estas semanas han sido bastante ajetreadas: dormir, comer, respirar y todas esas cosas...
Me he puesto los prismáticos de Wall-E para encontrar los colores perdidos de un cuadro que al fin he conseguido que no me desespere, el secreto está en la síntesis cuando aparecen los problemas; la síntesis y desbloquear la obsesión, que a veces, en vez de ayudar, perjudica.
La óptica de las cosas, el imperio de los sentidos, lo que ves, necesita invariablemente cambios en sus puntos de vista, y no obsesionarse y asumir los defectos de uno, amaina los defectos de los demás...

Básicamente como los peluquines, mejor vivir con tus propios defectos que ocultarlos a los demás. Por aquello de los pactos y las negociaciones, Monica Oltra jugando a ser la madre de los Increíbles, flexible, sin saber lo que va a pasar, mientras en los ayuntamientos Rayo McQueen se lleva raudo y veloz las pruebas que puedan inculpar a concejales, ediles, empresas y demás...
Pase lo que pase, algunos han trabajado estas dos semanas más que en dos legislaturas, mirando a otro lado como el esmirriado jefe de Gusteau's ante las campañas publicitarias de comida basura mientras Ratatouille se tira de los pelos.
Y aunque cuando se comience de nuevo no se irá la deuda del Nou Mestalla volando como la casa de Up a Venezuela, al menos, tienen la obligación de sanear todos esos edificios que cada población tiene, y que sirven para el pueblo y no para enriquecerse a costa de, o para protegerse de, o para obtener reconocimiento y fama.
Así que, aunque los nuevos sean un poco Señor Patata, o nos den más miedo que la fabrica de sustos de Monstruos S.A. quizá sea el momento de pasar página y comenzar a pensar en cosas más constructivas y vivir como bichos de distintas especies en el mismo ecosistema, amparados por un sistema decrépito y corrupto como Lotso, pero que se debe cambiar desde la educación y la cultura, para, por ejemplo empezar a enseñar que los medios de comunicación mienten constantemente, que los cómics no son sólo para niños, que los dibujos animados también son para adultos, que leer es superior a mirar y escuchar mejor que gritar, y así poco a poco tendremos un bonito final feliz, aunque Doris no se acuerde...

20.5.15

Mad Men, gracias.

Seriéfilos, consumidores de sagas, ya ha terminado Mad Men. Posiblemente la serie más elegante del siglo XXI, y que tuvo la "desgracia" de toparse con Breaking Bad, True Blood y Juego de Tronos en los premios en los que estaba nominado. Pero da igual. Es la serie con más clase y punto. Os pondré en antecedentes:
La historia relata las aventuras de Don Draper, un publicista de éxito en Nueva York, en la empresa Sterling-Cooper, que existió de verdad y en la que los guionistas se inspiraron para contar la América de mitades de siglo XX. Muchas de las campañas de publicidad son reales, y los productos y las multinacionales mencionadas también, con lo que las historias se enmarcan en un contexto muy fiel, además influenciado por los acontecimientos que sucedieron entre finales de los 50 y principios de los 70, siempre claro, desde un punto de vista mas bien republicano.
Por medio de la imagen de Don Draper entramos en un mundo muy machista, recientemente hiperconsumista y agresivo, donde los personajes cuentan sus penas y dramas entre mucho alcohol y tabaco. Tiene escenas incómodas que hoy en día no entendemos en color, un espectacular despliegue de decorados, trajes y ambientación, y una magia que Don (Jon Hamm) pasea como nadie (no creo que sea un grandísimo actor, pero este papel esta hecho para él) entre golferías, reuniones, frases ingeniosas y huidas inesperadas.
Los que la han visto por encima, la ven como un homenaje nostálgico y propagandístico Norteamericano, y yo creo que es un culebrón superelegante (porque es un culebrón, y a mi que no me van, me lo han colado por el estilazo que destilan hasta las tipografías de las puertas de los despachos, vale, y por Cristina Hendricks) con un trasfondo muy interesante, primero el estético, la serie en sí es una obra de arte, y si te gusta el diseño gráfico, la arquitectura, el interiorismo, la moda o el arte, tienes que verla y punto. La verosimilitud de las campañas de publicidad, las estrategias, la edad de oro de la publicidad, los objetos que manejan, la ropa, los planos que parecen cuadros de Hopper, las canciones de cierre de capítulo, todo te entretiene.
Y después el mensaje que navega por debajo todo el rato. En un momento donde las guerras, los avances tecnológicos, el capitalismo salvaje y las multinacionales están en expansión y que además influyen de forma directa en la trama; el hombre está muy poco preparado para soportar esta era moderna, y la mujer mucho menos, porque es poco más que un robot multifunción al que se le puede tocar el culo y no pasa nada. Lo que nos lleva a pensar si en 40 años hemos avanzado con respecto a esta forma de vivir, y ya cada uno saca sus propias conclusiones. La evolución de los personajes y las reacciones que provocan en un espectador del 2015 nos dan muchas pistas.
Es un caramelito que en un principio nos puede parecer ofensivo y pueril, pero que al final otorga un protagonismo a las mujeres impresionante. Y por ello, me alegro, a veces hay que hacer una doble lectura a las cosas, para saborearlo mejor.
¡Y no os he contado ni un solo Spoiler chavales! Yo no me arrepiento de haber visto las 7 temporadas.
Mi puntuación del 1 al 5, le pongo 4 Payos.

16.5.15

Música en Directo.

Con las cejas arqueadas cóncavas escucha uno la acústica del sonido, intentando aislar en la mente los ruidos clásicos de un local con copas, conversaciones educadas y maleducadas, con, además notificaciones del móvil que se incorporan a otro sonido más de la ciudad como los claxon de los coches o las señales sonoras del metro o del tráfico, risas, aplausos, cafeteras, el crujir de papas y cientos de microruidos más, envuelven esa magia que tiene los conciertos en acústico que frecuentan pubs y restaurantes.

Tienen una cercanía que mezcla nervios, olores, cambios de temperatura y contrastes que crean un asfalto especial antideslizante para imaginar situaciones y recuerdos que yo personalmente adoro; engancha independientemente del estilo, y si los músicos ponen de su parte y proyectan su energía para el disfrute egoísta del espectador, nos recuerda que por mucha información digital que poseamos a nuestro alcance no hay nada como la experiencia real de las personas.

Y es que si yo pudiera, me bilocaría para cotillear por los antros, entre penunbras, tomando una copa, detectando que canción versionan o que recursos musicales nos regalan. Pero de un tiempo a esta parte, lo que más me apetece es estar dibujando mientras sucede; en general, me gusta hacer de todo con música de fondo, pero cuando no puedes controlar el playlist, y es el concierto el que te marca el ritmo, saboreas mejor lo que te ofrecen.
Bohemia, le pueden decir, yo no sé que etiqueta ponerle, sólo sé que es un placer que no me quiero perder, para sentir que se puede viajar sentado en una silla, mientras miras como unas cuantas caras se centran y se descentran, recuerdan o esconden emociones después de cada aplauso, como siempre hay uno que se viene arriba y se quiere quedar hablando con la parte del músico con el que ha conectado y no se da cuenta que el otro se quiere marchar a fumar o a beber o a desmontar o a buscar a esa amiga que ha venido a verle y todo va armoniosamente vibrando de forma más natural hasta que el silencio o al menos el sonido ambiente vuelve a su forma tradicional.

Por eso, siempre que me sea posible, no quisiera nunca dejar de formar parte de ese entorno, de manera activa, pues entrena nuestra capacidad de escuchar, tan cara de obtener hoy en día. Porque los mega conciertos son un espectáculo bestial que nos lleva a otra cosa, la excitación de saberse las canciones o fijarse en la selección de las mismas, el deslumbramiento de la iluminación, las ganas de bailar y disfrutar viendo como miles de personas gozan con lo mismo que tú pero fuera de la intimidad de nuestro cuarto o de nuestros auriculares. Hoy quería expresarme sobre esto. Y ya está.

7.5.15

La fuerza, la venganza y el frikismo.

Tony Starks tiene su torre reconstruida con pisos enteros para I+D y fantásticos juguetitos para su amigo Bruce Banner, yo tengo una habitación de 3x4 metros donde elimino mi própio I+D (Impagos y Deudas) A estas alturas ya sabréis que mi capacidad para mezclar el mundo real con el imaginario con humor es mi salvación, corren tiempos retrógrados, y cada vez más los cabeza cuadradas extreman sus convicciones, creyendo que sólo viviendo y haciendo lo que hacen ellos, hacen lo correcto y el resto, es estúpido. Nadie es perfecto ni esta libre de prejuicios, vivir es estar de eternas prácticas...
Allá ellos con sus lecciones y consejos, la lista de cosas que tengo que hacer, ver y disfrutar es demasiado larga como para pararme a sentirme mal o para enzarzarme en discusiones digitales, así como el desprecio al friki, al que piensa con pasión, al que sueña despierto, al que nutre al niño que tiene dentro, al que le gustaría tener una vecina Jedi, al que se lo pasa bien disfrazándose...
Mucha gente critica ahora los blockbusters de superhéroes, y no es menos cierto que los argumentos a veces no son tan buenos como en los cómics o son infantiles, pero, ¿saben? No todos pueden ser Orson Welles ni pretenden serlo (que por cierto cada vez que veo una pelicula suya, siento que me estoy perdiendo muchas cosas), y los que machacan estas películas luego se ponen a escribir algo y dan verdadera lástima, hay que ser consecuente con lo que se sabe y no aparentar lo que no se es. Es una de las bases del Diseño y debería serlo para la vida también. Es mejor para todos ser creador, que destructor, aunque es más fácil, desde luego.
Y no sólo con el cine de palomitas, también le han dado a Interestelar y a Birdman (que se supone un cine de otro nivel), osea que no es una cuestión de estilo, es una cuestión de pretensiones, muy pocos somos los que creamos a diferentes niveles y una gran mayoría que se aprovecha o se nutre de su crítica, cobardes incapaces de crear nada por miedo al fracaso.
El friki es el fracaso ensayado, es el perdedor con el que todos nos identificamos, el feliz que todo hombre de negocios querría ser antes de una reunión con los superjefes y entrar a ese despacho con la barriga por fuera haciendo el supermeneo. Puede que la masa consumidora esté atontada, pero si creas algo para ese público, debes hacerte querer, y eso empieza por uno mismo, porque sino, te vuelves gris y mezquino, y a la gente no le gustan los amargados.
Larga vida a los frikis optimistas y a los seguidores de la fantasía.

29.4.15

Sentido y Sensibilidad.

Otra entrada, otro artículo, otra reflexión. Bueno, pero sin ser excesivamente seria, que esto es de humor. Creo. Esta es de esas cosas que cuando las cuentas medio enfadado, se ríen, otras veces es al contrario, y no sabes al final cómo perfilar la manera de contar algo.
Últimamente me estoy centrando mucho en escribir sobre lo que pasan en las redes sociales, quizá porque sustituye la vida social de muchos, quizá porque es un mundo nuevo donde pasan cosas absurdas y resulta curioso ver lo que dicen los demás, o como lo dicen, o el ruido que se monta por noticias que no están confirmadas o los prejuicios que gastamos todos y la imagen que damos, que muchas veces no se corresponde con la realidad.
Lo cual, me hace pensar, ¿será siempre así? es cierto que cada uno tiene su red social, con sus gustos e inquietudes, pero por lo que todo el mundo habla, es un lugar de gente enfadada. La valentía de escribir sin que te vean; recuerdo que en los comienzos de esto hubo un boom de juegos y test de broma que todo el mundo compartía y era todo como muy bonito, como muy de gominola, y con el tiempo, mucha gente comparte noticias que no salen mucho en la tele, o venden su producto o nos cuentan lo "guays" que son, y poco a poco especialistas en "social media" aparecen bajo las piedras para asesorar y enseñar cómo utilizar las redes de forma productiva, o aparecen impostores que tienen mono de repercusión y se adueñan de obras de otros e incluso se generan una vida virtual para sustituir la triste realidad, pero parece que al final, aunque podamos incluso hacer amistades virtuales e incluso contactos, lo que no se sabe es si esto va a convertirse en algo pasajero o una manera de vivir que necesitamos, o que nos han hecho necesitar.
Lo que esta por venir, no se sabe. Para lo que yo lo utilizo, lo tengo claro, supongo que la "experiencia de usuario" nos permitirá pulir estas fantásticas herramientas a los que pensamos en positivo.
Ahora mismo, a lo que más se parece, es a tener la capacidad de poder leer la mente de todo el mundo que comenta cosas de forma impulsiva, y a veces te sorprendes... incluso estando de acuerdo sobre lo que se comenta. Estoy seguro de que esto no es una cosa de este país, es una cosa global, y una buena manera de controlar de lo que se habla y de lo que se consume, pero podría ser que con el tiempo se forme o se pueda apoyar la educación (formalidad) virtual con la real, como modo de comportamiento. Quizá una utopía, pero algo con tanto poder puede tener un valor añadido a nuestra vida.
Lo que no veo útil es comportarse en la vida real como en las redes, como contestar LOL o lo que hace ahora todo el mundo, crear un grupo para una fecha y hablar más entre ellos por mensaje con la persona delante que a viva voz, para que el excluido del grupo no se entere. No porque me haya pasado a mí, que me ha pasado, sino porque es de bastante cobardía, por lo que en el peor de los casos, nos convertiremos en unos inútiles sociales en la realidad, incapaces de aprender a discutir, incapaces de creer en nuestra apariencia, incapaces de reconocer nuestras limitaciones e incapaces de hacer amigos de verdad, sólo socios interesados, yo trabajo muy vinculado a internet y a veces me doy miedo y otras veces pena.
Pero oye nada, que compartáis este post, que quiero más likes, más comentarios, más "amigos", más visualizaciones y más presencia web. ¡Más! ¡Quiero más! ¡Nunca es suficiente! ¡Ajajajajaa!

18.4.15

Bilocación o el síndrome de querer estar en todas partes.

El tema de hoy, la bilocación. Si bien no es la definición exacta, me gusta como suena. Es aquello de querer estar en todas partes y no estar en realidad en ninguna, vamos, lo que los más mayores llaman, querer estar en la misa y en las tajadas, refiriéndose a que si estas a una cosa tienes que estar a eso.
¡Qué es eso de interrumpir una conversación para contestar un "wachap"! Por favor, las máquinas nos están generando unas necesidades que no son normales, tenemos, por ejemplo, obsesión por limpiar las notificaciones, abres el "feis" y tienes en rojo dos mensajes chuflas y 8 notificaciones de eventos que estan a 600km de casa, y corriendo a abrir para dejarlo limpio, como el correo, ya se dijo en un monólogo que si limpiase el cuarto con tanta asiduidad como el mail, el mayordomo del algodón se marcharía triste.
Sobre todo, los que trabajamos con ordenador a diario, que somos muchos, tenemos hábitos cotidianos forzados por la tecnología, principalmente los móviles, que son a la par maravillosos como demoníacos. Cuando yo pedía una Sega Master System para mi cumple no me podía imaginar que 20 años después ibamos a estar así, apuntándonos todo porque no nos da tiempo ni a ver series, ni películas, ni videojuegos (antiguos y nuevos), ni programas de radio, ni fotografías, ni videos, todo en un juguetito donde esta nuestra vida. Que conste que tengo un Bq de 5", hay que estar atento a lo que pasa, siempre, pero a veces me encuentro trabajando con el monitor (los monitores) la tablet, el móvil y un móvil viejo que uso para ir por ahí porque pilla radio y le cargo de musiquita buena, todo a la vez, y algo val mal, es como ese oficinista con tres auriculares a la vez, manteniendo dos conversaciones, entregando un informe y bebiendo café.

Sí todo más fácil, pero con más "tareas", claro, la gracia del texto reside en que no se controla el uso de los aparatos, alguno del valle de los "trolls" me dirá: "Pues apágalo so memo, y así no te das más la tabarra", y otro le contestará: "Ya está el listo que no le gusta la tecnología, pues vete al campo a ver si pillas cobertura!" -y otro más: "Hey yo tamien uso Bq Aquarius 5, esta chido, wei"
Bueno, eso, ya sabéis, el mundo de los foros. Yo a veces recuerdo lo que tardabas antes en poder ver un video o descargar una imagen, o lo que tardaba en cargar algo, ahora, se ha ido mejorando todo, pero sigue habiendo impedimentos, el wifi, la bateria, siempre ponen algo nuevo con un lastre para que muera y te compres otro, no estoy descubriendo nada, es la obsolescencia programada, pero me da que pensar, bueno, voy a ver si me hago la cena, con la radio puesta, mientras se carga un capítulo de Black Mirror, con la tele de fondo y subiendo mi cena al "istagran"... eh, creo que tengo un problema, me he dejado el cargad

30.3.15

Sobre las cosas que hago. (Y las que dejo de hacer)

Es sabido por todos mis amigos que nací sin orientación espacial, y me esfuerzo, uso gps, google maps y waze y esas cosas, pero me pierdo, quizá sea mi naturaleza, no sólo geográfica, eso de perderme. Tal vez nunca necesité instruirme en la orientación porque casi siempre me llevaban a los sitios, o tal vez porque disfrute de conseguir ese pequeño logro desbloqueado de encontrar la maldita calle destino por primera vez yo sólo (sin preguntar por supuesto, que soy un tio) y descubrir al cabo de un mes yendo allí que estoy a un par de manzanas de otro barrio que conozco por otro momento que tenía que hacer un recado (de ahí lo del chico de)...
Es verdad, no os riáis, soy muy básico, como una camiseta de manga corta negra, tal vez me pierda en mi propio mundo demasiado rápido, bien a propósito o bien porque estoy hecho así y me pregunto como sería de aburrido para mi mismo si anulase mi fuente de alimentación creativa. A lo mejor por eso muchos taxistas son como son, o a lo mejor debería estudiarme el mapa de la ciudad.
O a lo mejor es solo una excusa para desarrollar una idea, quien sabe, yo, desde luego esquivo lo mejor que puedo las inquietudes y las dudas, de un trabajo que de estable tiene lo que yo de guía (bueno, cuando me se el camino bien, no lo olvido, lo que pasa es que veo un cartel o una escena bien iluminada y se me va la memoria visual por otros lares) Es una de las condiciones del negocio, estar alerta (receptivo) ante algo gráficamente interesante e intentar ir de una faena a otra sin querer estar en mil lugares al mismo tiempo, y os estoy contando intimidades, que lo sepáis, pero lo prefiero a estar leyendo por redes sociales según que cosas.
Como cambian los tiempos, y los intramundos, de tanta conectividad; nos creamos un mundo virtual de cosas y gente que nos interesa y lo llenamos de moralina y se nos van las ganas de crear, porque fulanito nos quitó (entre comillas) la idea o menganito cree que tienes el complejo de Peter Pan. Fragilidad, y de ahí, mi gusto por la teletransportación por medio de la música o del cine, o de un cómic o la lectura de un libro. Me dedico a conocer y explorar mundos creados por otros y ver que tienen de interesantes para mi. Pero claro, hay que ganar dinero y ser útil a la sociedad, esto es obvio, lo cual me indica que para corregirme intento llegar pronto a los sitios por si me pierdo, y llego tarde a los lugares que me fascinan por si no valgo,  por eso necesito crear, para sentirme útil y no olvidar el camino que ando buscando. Incluso cuando tecleo.
Esto es lo del cómo se ve uno mismo, yo me veo pulsando como un primate el teclado con dos dedos, lanzando lineas con un grafito o tintas a lo indígena, incluso leyendo como un párvulo para mejorar la voz y para llegar a la dirección que quiero (o a la que se pueda) pero no tengo miedo a verme más pequeño de lo que soy (el baloncesto me ayuda, aunque sea a bajar peso) ya que se cuándo me pierdo y qué es lo que tengo que hacer para no refunfuñar ni hacerme daño.
Y, a todo esto, si habéis llegado hasta aquí, querréis una conclusión algo cómica supongo, pues bien, la moraleja de hoy es que sepáis que no está de más guardar los textos de vez en cuando, antes de terminar, para no perder(se) lo que se ha escrito, ya que habia redactado un texto genial que se iba a compartir por internet como un virus, pero en vez de eso dejo aquí una reflexión personal ya que tengo a mis amigos fritos con mis chorradas y un estado por el caralibro de este tamaño no se lo lee nadie, jiji.
Fin.

27.3.15

Sobre televisión (otra vez)

Me resulta inevitable hablar de la televisión siendo de una generación que vimos morir la tele en blanco y negro, en esas Telefunken de asa y botones de rosca, donde hacíamos de mando a distancia, con solo dos canales y más nieve que en una estación de esquí (evito la comparativa madaroniana). Actualmente cuando tenemos la peor televisión pública de la historia moderna de este país, donde La 2 es un pequeño reducto, 24h un pseudo-NoDo y con Tdp como canal del orgullo deportivo patrio. Cuando hemos visto nacer a las autonómicas y ver como sólo las que se comportan como locales sobreviven como Aragon Tv, y caer a las que han expoliado las arcas regionales como Canal 9 y en breves Telemadrid, salvando sólo, si obviamos el adoctrinamiento político a la Tv3 por su cuidado de contenidos y magnífica producción. Cuando las privadas se han unificado en las dos torres de la tierra catódica en dos negocios a la italiana, Mediaset  y Atresmedia, abiertas en una Tdt (más canales, para repartir la basura por temáticas) que es gratis pero nos tuvimos que comprar receptores digitales y arreglar antenas y habiendo prometido una calidad digital mejor que la analógica, que en realidad en lo único que se nota es en que se quedan cuadritos pixelados cuando falla o aparece en pantalla señal débil en vez de nieve, y decíamos después de sendas hostias a la caja del televisor "esto es de ellos".
Cuando las locales, bueno, las locales, pues son locales...
Cuando hemos visto el Canal Plus en abierto pero con espacios codificados y la aparición de la televisión de pago, cuando hemos visto esto incrustado a nuestra adolescencia y hemos tenido que cambiar nuestros hábitos para poder encontrar contenidos que nos gusten, llego a la conclusión de que hay dos maneras de percibir la televisión.
Por un lado, asumir su identidad (como asumir la de la radio, que es hacer compañía en nuestros quehaceres) y usarla para desinhibirse, pasearse por las emisoras saltando anuncios y poner lo menos malo, para acabar teniéndola de fondo, y siendo esclava del estudio general de medios, donde no cuenta nada más que lo que se emite en directo.
Por otro lado, reutilizar el televisor, en un reproductor de películas y series, a base de tirar de Internet o enchufado al DVD, o enchufar la consola para jugar o poner Blue-ray sin conocimiento.
Porque comprarse una smart tv o apuntarse a un canal de pago, si eres de los que perciben la tele como en el primer caso, no va a servir de nada. Esta claro que la gran mayoría difícilmente tiene ganas de programarse el tiempo de ocio y lo que hace que te organices, es la adicción a alguna serie o buscar películas "buenas" para ver según esté tu estado de ánimo.
Es difícil cambiar los hábitos de una sociedad en tan poco tiempo, no todo es telefonía móvil, será muy complicado convencer a los más mayores que no pongan un canal que pagamos todos, porque sienten que no verlo es perder dinero y creyendo que es el único que dice la verdad (créanme que hay jubilados que lo ven así), será muy complicado que se entienda que la telerealidad, es mentira, que no hay absolutamente nada fuera de control en pantalla, será muy difícil enseñar a los neófitos a que merece la pena buscar lo que ver por la red y que al final se ahorra tiempo.
Buscar, esa es la diferencia, no nos queda otra, la postura pasiva de antaño nos dejará en el pasado, porque la prioridad es la audiencia y la nulidad de criterio, lo veo porque lo ponen y lo ponen porque lo veo. Tan absurdo como efectivo, y potencia la postura del navegante en la red, que reactiva un poco la forma de adquirir productos audiovisuales mejores. Y no me refiero a cultura, sino a realización e internacionalidad. Nos han quitado la posibilidad de ver canales de otras autonomías, copian los programas del extranjero, crean parásitos sociales que son héroes para lelos, y todo esto es lícito si soy yo quien realmente lo elijo, no si me lo meten por los ojos. Y además, ahora casi todo el mundo que ve la tele en familia tiene otra pantalla delante más pequeña y mientras está viendo lo que la autoridad pide, puede dejar de prestar atención, que es lo que mejor hacemos, no escuchar, no saber concentrarse y querer estar en muchos sitios a la vez.
Oj! Que a gusto que me he quedado.
Chau!  

18.3.15

Arco y las películas.

Ya vamos tarde, bueno, de hecho en una publicación donde lo primordial suele tener que ver con la actualidad es un poco raro no escribir el título una semana antes y luego a posteriori el contenido, pero vale, es lo que hay...
A propósito, ¿qué pasará con todos esos datos que se escriben en webs de esas de "13 cosas que pongo en una lista para que entres en mi web todos los dias" ? Me imagino una mazmorra llena de archivos viejos hablando de los buenos tiempos, diciendose unos a otros: -pues a mi me retwitearon 64 veces, y en la foto no salia ninguna chica -ya, pues yo fuí comentando 1275 veces en dos dias...
Los archivos no hablan Migue, me digo, y sigo aquí, mirando la pared. Yo, de lo que quería hablaros es de Arco, Ar-te Co-ntemporáneo, mucha gente te pregunta porqué esas mierdas valen tanto dinero, porque, digámoslo ya, muchas de las propuestas son basura, no todo, por supuesto, pero es innegable que aparecer por allí con un T-900 y reventar los stands de las galerías mejoraría el mundo del arte y movería dinero, de las aseguradoras a los damnificados, sí, pero haríamos un gran bien por la imagen del arte moderno. La ley está a punto de sacar una propuesta para que la compra de arte no sirva para especular, mientras, seguirán encabezando en prensa, en cultura, titulares sensacionalistas de que un "artista muerto" bate el record de venta en subasta. Sin ni siquiera plantearse si lo subastado es una obra de mucho valor o un boceto que el pintor tiró a la basura. Especula que algo queda. Luego en radio 3 hablan con los organizadores y se jactan de ser un gran encuentro entre galeristas y coleccionistas. ¿Y los creadores? Nah! Esos que sigan sacando de la chistera propuestas pseudo-innovadoras para ricos que alejen a la plebe de la cultura elitista.
Mi opinión sobre el arte es la que es, no es la verdad, pero es innegable que hay un sector cultural que se está pasando de la raya, mientras grandes creadores y pequeñas editoriales se hipotecan para que maravillas ilustradas no mueran en el limbo. No es justo, que quieren que les diga...
Y es que me monto cada película, pero por eso tenía el encabezado este texto ¿no? A lo que me quería referir, es que es un reflejo comercial del arte esta en el cine, que no es perfecto, pero es un buen negocio que alguien bien entendido podrá decir como mejorar o expandir,  pero es más homogeneo que el mercado del arte.
Me voy a ver fallas, adeu!

26.2.15

Terratremols i Cridaes.

Debe de ser cierto eso que dicen de que con la edad uno se convierte en hobbit y le gusta cada vez menos salir de la comarca. El otro día aquí en Valencia, hordas de falleros con polares a juego se acercaban a la cridà. En el fondo, es nuestro alumbramiento de la primavera, pero el año anterior coincidió con el futbol y aquello fue apocalíptico, pues atrancan la arteria de salida de la ciudad por la carretera de Barcelona y se forma un atasco bonico, pero bonico, bonico, aunque luego vas a Madrid o a la ciudad condal y lo flipas, lo de aquí es un caos regional comparado con los grandes atascos de las superciudades...
Como el año pasado me pilló de pleno, este año marché antes, y ya, tres horas antes, los orcos, digooo los jovenzanos iban cantando con megáfonos en el metro para alegría de todos (los falleros). Luego son los pubs los que con un concierto de jazz meten ruido...
Pero por lo que ha sido noticia este año la cridà, ha sido por la magnífica arenga de la alcaldesa en valenciano, aunque es cierto que lo menos malo que hace Rita es ponerse como una cuba.  Pero las redes sociales no lo han pasado por alto (las personas mas bien), y es que tengo la impresión que los valencianos somos mucho de "feisbuc" y "tuiter" y si hubo chanza con el día que cayó aguanieve (un poco, como para hacerle un mojito a Rita) ahora con el terremoto de Albacete, propongo que digan que ha sido un eructo de la alcaldesa con efecto retroactivo.
O sino, con el dichoso vestido blanco y azul, Que el que se dedique a investigar cómo nos llegan los mismos chistes desde distintos grupos de "wasap" y sepa controlarlo, ese, amigo mio, se hará de oro...
Así que, en vez de maldecir la fiesta, que no me gusta por algunos motivos, pero por otros, pues sí que me atrae, siempre que me pille porque yo lo busco; lo que voy a hacer es planificarme los días, este año que puedo, para no comerme aglomeraciones cerca de Mordor, sito en la plaza del ayuntamiento, cuando antes de la comida vacilemos de ruido ante el mundo, que es lo único que nos gusta hacer en masa, ruido. Bueno y hojaldres.
Adieu!

21.2.15

"Arterofília"

Venga, a escribir...
Pues estaba leyendo un artículo sesudo sobre la importancia de la docencia del arte y sus errores; mira, dejo el link para quién esté interesado y para leer algo bien escrito de verdad, no las chuflas que tecleo yo...
Bueno, como decía, si habéis sobrevivido a la ponencia de este señor, esto es más de la broma, como podréis leer, mi pretensión no es otra que aprender a expresarme y mejorar, pero siendo "artista" no puedo dejar pasar este enfoque. Antes teníamos en el cine a los veteranos de la guerra del Vietnam con su estrés post-traumático y ahora a profesores de instituto que lidian con morlacos de 14 años carentes de principios (sin generalizar) y aunque este paréntesis no es necesario, lo incluyo para que quede constancia de mi blanca intención cómica. Los imagino en reuniones con otros profesores en una sala oscura llena de ceniceros atiborrados de cáncer, bajo una luz parpadeante fluorescente, sujetando a duras penas tazas de café con sus tintineantes cucharillas, el horror, tu no sabes lo que es el horror... El horror no tiene forma, es una sombra de granos amasados entre peinados con gomina y sonidos de notificaciones de "wasap" y miradas perdidas en bocas entreabiertas abotargadas y alimentadas de información de una sociedad que prohíbe aburrirse si no es con una app para aburrirse, ¿Qué ha pasado para que de una generación a otra hayan hecho bueno a Bart Simpson?
Y yo que sé, este pensamiento es la lógica del tiempo dividida por la nostalgia y multiplicada por un trabajo en el que los que te rodean tienen la misma edad año tras año mientras el profesor envejece.
Todos hemos sido alumnos, pero no todos son luego profesores, quizás, el factor padres sin tiempo y el factor social, multiplicado por las nulas expectativas de ser feliz den como resultado eso, una imagen reflejada de jóvenes borregos.
Pero yo estoy convencido de que no, habrá de todo, de forma distinta, pero lo que es innegable es que lo que ha cambiado no se entiende y ahora los problemas son otros y se abordan de formas distintas.
Más allá de estadísticas, de fracaso escolar y de otras cosas, el arte en la sociedad tiene un calado pobre, con lo que la gran mayoría lo consume en su tiempo de ocio, por eso se destruye mientras la clase media desaparece entre ventas de segunda mano de portátiles y esquís. Hay tanta distancia entre el arte y el mercado del arte como lo hay entre una persona que no llega a fin de mes y un libro de "Taschen" y el caso es que el diseño y el audiovisual nos rodea y nos engatusa a diario, pero ni se valora, ni se reconoce, nadie se fija en los bonitos degradados del botón de una web y de como cambia cuando se hace clic en él, pero algo esta por cambiar, pues lo niños ya nacen con la percepción digital de serie, y eso nos llevará a otras cosas que los mayores han perdido. (¿Soy mayor?)
Señores, mi intelecto no llega a las cimas de las teorías pedagógicas, ni de como debe de ser la educación artística. Nos imaginamos a los griegos con sus matemáticas, filosofía y arquitectura como seres cultos; Yo imagino a dos helenos caminando por el acrópolis diciendo: oye que guapo ha quedado el templo ¿no? y el otro sin dejar de mirar el culo a los esclavos y a las cariátides, asentir diciendo: ¡Pse!, muy típica y con demasiados colores; y sentirse muy pagados de vivir en una sociedad tan culta, y, como la de ahora, donde la crítica es poco constructiva y en la que es más fácil opinar de todo que aprender a hacer cosas que te estimulan, aunque sea mal. Pero oye, es mi postura, (y me ahorro el psicólogo) como de egipcio cargado con una mochila-souvenir de kheops y un caballete con pinturas para pintar el ataúd del faraón, esperando que no me sacrifiquen antes de que se sequen los colores. Pues mi sitio esta delante de otros para enseñarles lo que estoy aprendiendo a hacer...
Chao! (y a los que les molesta esta manera de despedirse, que los manden al Vietnam, o de prácticas en un instituto de barrio chungo)

11.2.15

Historias de amor y odio periodístico.

Aquí estamos otra vez (sé que el plural mayestático es pedante, pues estoy yo solo delante del teclado al escribir esto, pero es que es una manía que no logro quitarme...) frente a la pantalla en blanco, mientras se mezclan en mi cabeza faenas que tengo que hacer, ideas que se me ocurren, cosas que me apetece grabar y demás, y al menos escribir me sujeta el pensar sobre una idea y darle forma.
En este caso, la proximidad del día de los enamorados y las batallas ideológicas en los medios de comunicación, a ver que sale...
Hablando un día con amigos futboleros (porque si amigos, me gusta el "furgol", soy zaragocista) sobre programas de deportes. Hace un tiempo, los de Carrusel Deportivo, Paco González y Pepe Domingo Castaño y cía, tuvieron movida en la SER y se fueron en masa a la COPE (pasándose a llamar Tiempo de Juego, la marca de deportes COPE), yo que soy muy aficionado a la radio desde nano, los escuchaba los domingos por la tarde y me proporcionaban compañía, y cuando se fueron a la competencia, allá que me fui. Mis amigos me preguntaron que cómo un "rojeras" como yo escuchaba los deportes de la COPE, y yo dije que yo seguía a personas y no a cadenas; mientras ellos se mantenían fieles a la emisora, escuchando la SER (y su parilla). Y hablando y hablando me confirmaron que conocían a gente que seguía a los locutores y otros a las cadenas.
Yo había escuchado mucho tiempo M80 (grupo PRISA) por las mañanas y después de que cancelaran sin permitir a Joaquín Guzmán despedirse de su audiencia, después de 15 años en antena con La Gramola, o que cancelaran un "Morning Show" que presentaba no recuerdo quien (fue después de Pablo Motos) de la misma manera, y Carne Cruda en Radio 3 (y tantos otros), me dí cuenta que los medios de comunicación son todos iguales, y que a lo que a uno le llega son los trabajos de personas que (y más en radio) conectan muy bien con el público. Así que yo voy de dial en dial buscando voces y cosas, y no empresas (ojo al Podcast, que tiene futuro). Pero es una simple opinión.
Esta semana han salido dos noticias al respecto, una de la SER y otra del RTVE, esta la cosa muy malita hermano, pero esto no hace más que confirmar que los medios de comunicación son empresas donde el periodismo es un negocio antes que un oficio, y ya esta, ya lo he dicho. Quien quiera saber más de las noticias que busque, no voy por ahí, pero esta claro que me apena.
Pero para los locutores es una desdichada historia de amor; alguien dijo en Onda Cero, que estaba muy contento de trabajar allí y que le costó mucho irse de la SER, porque como se decía por ahí, en el mundo periodístico, conseguir entrar en la SER y después irte, era como decirle que no a un guión de una película de Spielberg para un actor: ya no te volvería a salir trabajo bueno nunca. Y remató con un "hay vida después de la SER" que me recordó al feliz enamorado que después de varios años de relación, se curra un San Valentín de lujo, por compromisos sociales, y se encuentra de repente delante de una mesa de restaurante para dos, con una servilleta roja plegada, y mirando alrededor, mientras la pareja está ausente, preguntándose qué narices está haciendo allí. Entonces descubre que bueno, que a veces nos obstinamos en continuar algo que no nos molesta, es más, algo que calma nuestro miedo a la soledad pero que nos impide hacer o estar haciendo cosas que nos hacen felices, y de repente. ves al angelote regordete, Mr. Valentine, como se coloca unas gafas de sol y afila otra flecha, mientras empujas la mesa para hacerte un parapeto, y como en las pelis de Tom Cruise, sales echando chispas a cámara lenta mientras una lluvia de flechas te persigue hasta la salida del Restaurante, cambias de plano y se ve como al final del comedor, tu pareja te ve saliendo por el cristal de la puerta, y se unta con rimmel negro las mejillas en señal de guerra mientras dice entre dientes: "No habrá paz para los parados"...
Uf, tengo que dejar de ver tanto Cine de acción... pero es que los Mercenarios mola, no es de pensar, pero lo pasas bien.
Taluego.

6.2.15

Johnny "The Cooler" / Juanito el Friolero.

Suena el despertador. No parece que su nombre me cause efecto. Tanta tecnología hace que me olvide de cómo no apagarlo del todo, o de pararlo. Me entran ganas de estampar el móvil, pero enseguida recuerdo lo que me costó conseguirlo y me paro, bueno, me lo pienso dos veces y doy la vuelta.
Hace frío, no es una novedad, estamos a finales de Enero y es lo normal. La discusión siempre es la misma, si en la costa tenéis frío con 10 grados, allí que están a -12 grados, ni te cuento... Que si el viento, que si la humedad, que si no están preparadas las casas, que si los que no están preparadas son las personas, en fin, sigo pensando que a los meteorólogos no les gusta su oficio por conocer como se comporta el clima, sino que son personas sosas que quieren fardar de conversaciones banales, es decir, que siempre puedes iniciar con quien sea una conversación sobre el tiempo, (aún cuando no sabes de qué hablar, como yo en este escrito)
Mientras pienso en esto, no me levanto de la cama, por eso del frío, ya ves, Inés. Retomo el último sueño e intento darle un giro de guión para que salve a alguna guapa dama ligera de ropa en apuros, o pasemos ya a la última escena donde entramos en calor de la mejor manera que existe, pero no hay forma, ya no se sueña, todo va encarado a levantarte: tener ganas de mear, recordar las cosas que hay que hacer, que llamen al timbre para repartir publicidad (repartidores: eso de "carta del banco" ya no cuela)
Así que te desprendes de la cama como una placa de hielo de la gruesa pieza madre y deambulas por la casa, pensando si eso de que "con la luz del sol entras en calor" solo sucede en la calle.
A ritmo de Chiquito y con los pantalones en modo rapero te preparas el desayuno y el aceite está gelatinoso (caramba, pienso, debo de estar así por dentro) Café y "palante".
Cuando estamos fríos, el ser humano es extraño, tienes las manos de iceman, y los tembleques de "Blanka" del Street Fighter (efectivamente, referentes culturales de alto nivel, ya lo sé, así me va) y encima para que se vaya el olor a clase de secundaria, abres para ventilar y en modo Chiquito te vas a la ducha, con los pezones rasgas la camiseta interior y el gel es granizado de vainilla, copón, piensas, soy "Pingu", solo falta que mi padre fume en pipa y teja una bufanda mientras me espera para pescar en un agujero en el hielo.
Somos modernos hasta para hablar del frío, por eso en Valencia igual nos volvemos locos cuando llueve un poco, que reventamos el photoshop cuando cae "aguanieve" glaseandonos las neuronas y haciendo circular fotos de la ciudad. Imaginen a un Islandés, pasando fotos falsas de un día soleado tomando una cerveza en una céntrica terraza de su ciudad, y haciendo chanzas... Aquí somos "de la guasa", y eso lo que nos toca, todo es sometido a coña, solo que al democratizarlo, unos son potenciales cracks y otros, pues no, incluso se lo creen todo. Porque hay gente que no sabe que las mujeres de las revistas están retocadísimas, o incluso se creen "De buen ley" pero eso es otro cantar. Mientras los chistes de la nieve me chupan los datos del móvil, se subasta la "Ciutat de la Llum" y algún cretino votado reparte vales de comida antes de las elecciones... y es que aquí, no llueven hombres como en la canción, llueven idiotas por doquier, y no hay paraguas que aguante eso.
Me voy a la calle con mis botas de agua que han limpiado la acera con la manguera...
¡Hasta la siguiente!

29.1.15

Lecturas rápidas, o el Pronto.

¿No han tenido nunca la sensación de que la lectura esta sufriendo una curiosa mutación? ¿O es sólo cosa mía? La cosa es como sigue, ante el torrente de artículos, textos, noticias y demás se ha adquirido un hábito de rasear la mirada hacia los pixels de forma y manera que barremos las palabras buscando un dato concreto y si no lo encontramos en ese repaso, rehusamos la lectura lenta y tranquila de lo escrito.
Quizá sea un recurso que viene de los estudios, quizá la poca paciencia que predomina en esta era, la de pasar por encima de las cosas sin documentarse, que convierte a muchos en "cazadatos" de wikipedia y demás, no todos eh, que hay excepciones y gente que aboga por ello, documentalistas y expertos que se diferencian del resto, y también, los que te avisan de que van a darte divulgación y que no están estructurando su objetivo en algo serio y sesudo, que también esta bien.
(Mira que intro más maja que me ha quedado, estilo taller de escritura)
Era una mera excusa para hablar de las noticias. Hoy me he dado cuenta que en el bombardeo diario de noticias al que nos sometemos la actualidad funciona como las sagas de cine, salta la noticia (la primera peli de la saga) pasa un tiempo y lo van intercalando con otros sucesos nacionales o internacionales, cuando la noticia casi se ha perdido, se vuelve a retomar en las fiscalías, juzgados o bufete de abogados o donde sea, se recaban los datos como las declaraciones de los protagonistas y las opiniones de esos seres que se sientan en sillas a opinar de sondeos y a estirar el chicle calentando el coco al personal (la segunda parte) y al final cuando ha pasado otro espacio de tiempo definido, una especie de "no se vayan aún hay más" llega la resolución con menos "punch" donde se ha fallado el juicio, ha salido de la trena o se ha vuelto a liar por lo que sea, que podríamos denominar el final de la saga (la tercera y más floja de la trilogía, que se ha hecho para sacar el dinero al personal) y que digamos concluye cuando nos pilla con la guardia baja.
Em, creo que tengo que ver menos cine, o menos prensa, no lo sé.
El caso es que se repite constantemente porque tanta información esta manteniendo en vela a tanta gente que quiere vivir de ello... Imaginen a ese periodista dando a F5 cada minuto, a ese locutor actualizando sus rss o a ese dibujante raseando facebook y twitter para hacer un chiste de la noticia del día, no sé si algún día esto dejará de ser tan relevante, pero de momento, hoy que ha fallecido Amparo Baró, la Sole de 7 vidas, reza un tweet:
"Amparo Baró tenía el mejor curro del mundo, le pagaban por dar collejas a Willy Toledo y a Toni Cantó. Respeto"
Hasta luego,

20.1.15

The Quireboys en el Loco Club.

El concierto empezaría cuando el bar de la esquina se vaciase. La humedad de esta maldita ciudad escarcha las terrazas en esta época del año, pero eso no evita que un grupo de motivados seguidores (y seguidoras) se animasen antes de la actuación a golpe de cerveza.
De pronto una furgoneta saca de sus adentros a los Quireboys, tímidos, saludan y se preparan para la acción dirigiéndose parsimoniosos a la sala.
La gente se agolpa en el Loco en busca del calor y de la clásicas canciones de Hard-Rock de este grupo británico de la vieja escuela. El garito esta prácticamente lleno y me sorprende que desde el principio el público este pegado al escenario, como queriendo ver con los ojos (a esos ojos pintados) de cerca a la banda más que con los teléfonos móviles, no es que tenga nada en contra de hacer fotos o vídeos de la actuación, pero a veces la tecnología parece que mata la emoción del momento.

Comienza el show y Spike (un sobrio cruce entre Rod Steward y Jack Sparrow) y sus colegas se apoyan en el entusiasmo de sus fans para darlo todo (y darle a su estética un cierto toque latino, con un clavel rojo y una camisa a lunares). Y la acústica del local ayuda a redondear la experiencia. Teclado y batería navegaban felices entre las guitarras.
Para un neófito como yo, he de decir que el grupo suena muy bien, porque aparte de las modas musicales, y de que se les pueda achacar que se parecen a este grupo o a este otro, por el tipo de música que tocan, si no la sienten, si no se la creen, no te terminan de gustar, pero no fue el caso, transmiten calidad y experiencia.
Ya al final del concierto me permito reflexionar un poco sobre la actuación, así en global, así, con una cervecita fresca en la barra.
La secuencia de canciones estuvo muy bien organizada, con un inicio optimista, una continuidad de baladas y canciones más duras creando varios clímax bien estructurados y por la reacción de la gente, una selección bastante acertada entre los clásicos y los temas de sus últimos discos.
No les mentiré, me guié por las reacciones de los seguidores y por lo que pude ver, se quedaron muy satisfechos, más de una hora y algo de concierto y un final con dos bises donde se presentaron al público (como si no los conocieran), en una "sex party" que los reconciliaba un poco entre ellos, porque si que se notaba que entre ellos tenían ganas de que esa andadura saliera bien.
Al final, neófitos, puretas, grupies, parejas y rockeros y socios esbozaban una sonrisa de entusiasmo saboreando el sonido de un rock clásico, como quien ha degustado un plato (no por conocido, típico) bien cocinado y presentado. Los Quireboys son una apuesta segura y lo volvieron a demostrar en Valencia.

8.1.15

#Enero8-2015: Je suis Charles Hebdo.

Un atentado en París se ha llevado por delante a doce personas. Dos islamistas radicales tirotearon con metralletas a varios dibujantes de la revista Charlie Hebdo (algo así como el Jueves) por sus chistes sobre Mahoma en 2006.

Las imágenes no las quiero ni ver, estamos en la era de la ultraviolencia y los móviles con videocámara nos traerán muertes filmadas para abrir los telediarios.
Mucha gente se ha animado a informar del atentado. Otros han opinado desde la rabia, muchos colegas del gremio han dibujado cosas expresando lo que sienten por este acto de barbarie, son muchas las muestras de apoyo y también hay quien comparte cosas como canciones o tiran de hemeroteca recordando otros atentados parecidos, otros cambian su foto de perfil en negro, crean un eslogan...
Esto que os cuento es casi prácticamente lo que sale en mi muro de facebook, de donde he querido salir para escribir algo más largo que un estado en mi muro, aunque luego vaya allí y lo comparta, que ironía...

Lo que quiero decir es que no he querido ir a la televisión a ver que dicen, ni a informarme de quienes eran exactamente lo fallecidos, o como van siguiendo la pista a los asesinos, quizá en unos días me lo encuentre en un enlace de prensa, solo quiero pensar en lo que ha pasado y confirmar que llevamos mucho tiempo viviendo en un pasado que creíamos terminado.
Ese pasado con bombas, ametrallamientos e incendios en librerías y burradas por el estilo, actos promovidos por el odio, por la incultura o por el dinero.
Ese pasado con muchos miedos a opinar o a expresarse de forma libre que ahora brota con forma de autocensura, donde me incluyo aunque me pese.
A ese tiempo pretérito, se le añade una sociedad ultrasaturada de información en donde ni los datos se confirman, se crean como costras alrededor de la noticia real que crean en la gente ideas inútiles y rápidamente olvidables que desconfiguran la realidad.

Entonces es donde me paseo pensando en la propia noticia y el medio, evitando mezclar (sin conseguirlo creo) que haya quien piense que como muchos se hacen eco de algo es "mainstream" (perdón por el anglicismo, pero la palabra engloba la bobada) y que hablar de esto y no de lo otro es injusto o demagógico, que todos los días muere mucha gente, o que no se puede hacer humor de todo porque es una falta de respeto o que es una conspiración para que en los países ricos europeos empiecen a odiar más fuerte a los de otras religiones, porque ya se sabe que en tiempos de crisis hay que cerrar fronteras y cada uno en su iglesia o mezquita.
Yo quiero ver esto como un ataque más a la libertad de expresión, que me toca más de cerca porque se lo han hecho a semejantes a los que les gustaba hacer lo mismo que a mí y no olvidar que vivir con miedo es una manera muy triste de vivir, para que sea el criterio y no la autocensura la que decida en mí que quiero escribir o con que quiero hacer humor, o algo.

24.5.14

Música Favorita.

¡Hola Recaderos!
Ahora que tengo un ratico, voy a escribir sobre los gustos musicales.
¿Cuál es la buena música, cuál la peor? ¿Son las etiquetas la mejor manera de catalogar a la música?
¿Eres mejor persona si no escuchas a Georgie Dann? ¿Somos lo que escuchamos?

Yo me siento muy influenciado por la música (también es verdad que soy influenciable) pero tanto cuando trabajo con la música como cuando me la pongo de fondo me gusta viajar por los ritmos, y me ayuda con los estados de ánimo. Porque yo no se cual es la buena música, y contra más músicos conozco, menos definido lo veo. Pero si que se que la música son estados de ánimo.
Cuando uno va predispuesto a algo, no le importa que el estilo de música este sonando si te lo pasas bien con lo que estas haciendo. Por eso desde la musiquita del super, que incita a comprar, pasando por las verbenas de los pueblos, como cuando aciertas con el volumen y el estilo de la música en un pub, como cuando estas buscando música para cuando estas triste, como cuando vas a un concierto, al final, la música tiene un cometido y si tu dejas que lo cumpla, pasando por encima de los gustos personales, esa para mi es la buena música.

Y ya si te ponen tu canción, o alguien compone algo para ti, o alguien te descubre una canción o te abre una ventanita al recuerdo (como decía el de la Gramola, Joaquín Guzman) eso ya es cremita.
Así pues diréis, ¡Jo pues si no se ha mojado, eres un bienqueda Migue! ¡Vaya rollo de post! ¿Eres de Rolling o de Beatles?
Pues lo he estado pensando, a veces me tira mucho escuchar unos estilos, y en otros momento otros, consumo música en plan bucle hasta que me canso y la retomo al cabo del tiempo para comparar, y de todo lo que he oido, que no es mucho en comparación con esas bibliotecas andantes que hay por ahí, mi top 3 serian y no en este orden:
Depeche Mode: Albergaría mi gusto por el Remember, pero estos tíos, han pasado la barrera de los 90, del 2000 y para mí, viendo lo que veo en Youtube, la música actual, por la gran cantidad de versiones geniales que les hace la gente, posiblemente el grupo que mejor asimila que le hagan versiones, desde discoteca al blues, y con canciones pegadizas de "organillo" que además incluyen letras ambiguas, que el oyente hace suyas, esa indefinición, a mi me vuelve loco, se parece un poco a lo que hago, pero gráficamente.
Empezando por los Singles y acabando con los covers, son para mi, gloria bendita. y los he revisionado en muchas ocasiones y siempre me aportan cosas nuevas.

Violadores del Verso: ¿Rap? Pues sí, tuvo una época de moda en España, a mi me cogió mayorcete, pero cada vez que lo reviso me dan vidilla, sobre todo para afrontar retos, y aunque no saque cosas nuevas, excepto Jazz Magnetism con Kase.o que es una pasada. Todos son muy buenos, pero este último consigue que a la gente que no le llama la atención el rap, se enganche a oirlo. En 20 años no han salido mejores, y la vieja escuela como se dice, conservará a 4, entre ellos este mi grupo de enfadaos maños más cracks con un gusto por el Jazz en sus bases y en sus fraseos (R de Rumba es un fenómeno). Tienen muchas letras agresivas, pero la carga política y social que incluyen a partir de sus fumadas y castañas me llega muy adentro.

Radio Futura: A veces creo que no, pero vuelvo a escuchar la negra flor, 37 grados, a cara o cruz o algunas rarezas y me sigue gustando su estilo único de cantar en castellano con estilo americano, su primera época es muy ochentera y experimental, prefiero a Santiago Auserón que además se muestra como un tio muy cultivado y locuaz. Es aquello de hacer algo fácil cuando es muy complicado, para mí mas guay que Manolo García y Sabina, lo siento. Si hubiesen sido negros, aquí los pondrían en miles de películas. Pasar de letras filosóficas o referencias literarias a imágenes de la rambla de Barcelona con sus putas y sus chulos mientras habla de amor me encanta, no se explicarlo muy bien pero lo encuentro muy cercano. ¡Eh! y no penséis mal, no vayas por ahí, amigo...

Quizá podría haber metido Celtas Cortos, El Último de la Fila, Led Zeppelin, Oasis, Henry Mancini, Pink Floyd, Fleetwood Mac, U2, Ennio Morricone, The Doors, Jefferson Airplanes... no sé, me gustan muchos pero de momento lo que más me ha pasado cada vez que vuelvo a una discografía que hacia tiempo no escuchaba, ha sido con estos tres, y ahora que veo, casí no hay música actual, ¿Me estaré haciendo viejo?
¿Cuál es vuestro top3?
Un saludo.